En este momento estás viendo Síntomas de Bronquiolitis en Bebés: ¿Cómo Saber si Mi Bebé Tiene Bronquiolitis?

Síntomas de Bronquiolitis en Bebés: ¿Cómo Saber si Mi Bebé Tiene Bronquiolitis?

  • Categoría de la entrada:Enfermedades

Síntomas de Bronquiolitis en bebés: Guía para madres preocupadas

¿Sospechas que tu bebé recién nacido puede tener síntomas de bronquiolitis? Esta es una preocupación de muchas madres con niños menores de 2 años. En esta guía queremos ayudarte a responder la pregunta ¿Cómo saber si mi bebé tiene bronquiolitis.?

La bronquiolitis, es una de las  infecciones virales respiratorias de las vías aéreas comunes en bebés, que puede ser motivo de preocupación para muchas madres. Reconocer los síntomas de una bronquiolitis en bebés temprano y entender cómo actuar puede ser clave para un manejo efectivo de la enfermedad.

A continuación, se presenta una guía detallada para ayudar a las madres a identificar si su bebé podría estar sufriendo de bronquiolitis.

¿Qué sucede cuando un bebé tiene bronquiolitis?

Cuando un bebé padece bronquiolitis, los bronquiolos, que son los pequeños conductos respiratorios en los pulmones, se inflaman. Esta inflamación obstruye el paso del aire y provoca dificultades para respirar.

Los bebés y niños pequeños menores de 2 años, son especialmente susceptibles a esta afección debido a que sus vías respiratorias son más estrechas que las de los niños mayores, lo que facilita su bloqueo.

bronquiolitis bebes: bronquiolos obstruidos

¿Cuáles son las diferencias entre bronquiolitis y bronquitis

Es importante no confundir la bronquiolitis con la bronquitis.

Mientras que la bronquiolitis afecta a los bronquiolos (pequeñas vías respiratorias en los pulmones), de bebes menores de 2 años, la bronquitis implica una infección respiratoria de los bronquios, que son las vías respiratorias principales y más grandes.

La bronquitis aguda es más común en adultos.

¿Cuáles son las causas de la Bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad común cuya causa más frecuente es la infección por el virus respiratorio sincitial (VRS o respiratory syncytial virus).  

Otros virus que causan  la bronquiolitis son  el virus de la influenza, el virus parainfluenza y el metaneumovirus humano, presentes de forma habitual en el medio ambiente.

El VRS, en particular, es una causa común de bronquiolitis en bebés, provocando síntomas como sibilancias y problemas para respirar. En la mayoría de los adultos y muchos niños con bronquiolitis más mayores, una infección respiratoria por VRS resulta solamente en un resfriado común.

El VRS se transmite mediante el contacto directo con secreciones de una persona infectada, como la mucosa o la saliva, a través de gotitas respiratorias expulsadas al toser o durante las sibilancias. Esta transmisión ocurre frecuentemente en el entorno familiar y en los centros de cuidado infantil.

Tu bebé corre riesgo de deshidratarse si encuentra dificultades para beber líquidos adecuadamente.

Es importante que te pongas en contacto con su pediatra si observas alguno de estos indicadores de deshidratación:

  • Ingesta de líquidos inferior a la habitual.
  • Sequedad en la boca.
  • Llanto sin producción de lágrimas.
  • Menor frecuencia en la micción comparado con lo normal.

Bronquiolitis: Síntomas comunes en el bebé

La bronquiolitis suele comenzar como un resfriado, y los primeros síntomas que puede presentar el bebé son tos leve y secreción o congestión nasal.

Al cabo de uno o dos días, la tos puede empeorar y el bebé empezará a tener problemas respiratorios.

  • Tos: Suele ser el primer síntoma en aparecer. La tos suele ser seca al principio y cambiar a productiva.
  • Congestión Nasal y Secreción: Similar a un resfriado común, la bronquiolitis puede empezar con congestión nasal y moqueo.
  • Dificultad Respiratoria: Observa si tu bebé tiene presenta dificultad respiratoria, respiración rápida, superficial o parece esforzarse para respirar ensanchando las fosas nasales. Puede acompañarse de tiraje (hundimiento de la piel entre las costillas o debajo de las costillas durante la respiración).
  • Sibilancias: Un silbido o sonido agudo al respirar, también llamado sibilancia es un signo de dificultad respiratoria distintiva de la bronquiolitis, indicando que los bronquiolos están inflamados y estrechados.
  • Fiebre: Aunque no siempre está presente, la fiebre puede ocurrir en algunos casos.
  • Irritabilidad y Alimentación Deficiente: El bebé puede mostrarse irritable y tener dificultades para alimentarse o rechazar el alimento debido a la dificultad para respirar.

La respiración puede empezar a mejorar a partir del tercer día, siendo la duración habitual de la bronquiolitis en el bebé de hasta 10 días. La tos puede durar hasta cuatro semanas.

Bronquiolitis en bebés: Factores de Riesgo

Bebés menores de 2 años, especialmente aquellos de menos de 6 meses de edad, tienen mayor riesgo.

Los nacidos prematuros o con afecciones cardíacas o pulmonares crónicas están más propensos a desarrollar formas graves de las enfermedades respiratorias como la bronquiolitis.

¿Cuándo Buscar Ayuda Médica?

Si crees que tu bebé tiene bronquiolitis, acude a tu médico de cabecera. La mayoría de las veces no es necesario realizar pruebas como radiografías de tórax, frotis nasales o análisis de sangre para diagnosticar la bronquiolitis.

Si notas que tu bebé tiene dificultad para respirar, labios o piel de color azulado, fiebre alta, o si muestra signos de deshidratación (como llorar sin lágrimas o pañales secos por más tiempo de lo habitual), busca atención médica inmediatamente.

Si tu bebé tiene dificultades para respirar o para alimentarse, puede ser necesario hospitalizarlo.

En el hospital, el personal puede necesitar:

  • Mantener al bebé en observación.
  • Administrar más oxígeno.
  • Administrar más líquidos a través de una sonda que va de la nariz al estómago (sonda nasogástrica), o directamente en una vena a través de un goteo (terapia intravenosa o IV).

No se administran antibióticos porque la bronquiolitis está causada por un virus. Los antibióticos no ayudan a curarse de los virus. Medicamentos como los esteroides, la adrenalina y la medicación para el asma tampoco son útiles para tratar la bronquiolitis.

Algunos bebés que contraen bronquiolitis tienen más riesgo de empeorar rápidamente. Lleva a tu bebé al servicio de urgencias del hospital más cercano si presenta síntomas de bronquiolitis y

  • Ha nacido prematuramente.
  • Tiene menos de 10 semanas.
  • Padece una enfermedad pulmonar crónica, una cardiopatía congénita, una afección neurológica crónica o está inmunodeprimido (tiene el sistema inmunitario debilitado).

Diagnóstico y tratamiento de la bronquiolitis en bebés

El diagnóstico de la bronquiolitis en niños menores de 2 años se realiza generalmente con una historia clínica y un examen físico. En algunos casos, se pueden realizar pruebas adicionales como radiografías de tórax o pruebas para identificar el virus específico.

El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y asegurar que el bebé esté bien hidratado y reciba suficiente oxígeno.

En la mayoría de los casos, la bronquiolitis se puede manejar en casa con cuidados de soporte.

Consejos para el cuidado en casa si tu hijo tiene bronquiolitis

Aunque en la mayoría de los casos no hay complicaciones de la bronquiolitis, es esencial saber cómo aliviar los síntomas de la bronquiolitis en niños menores de 2 años en casa.

Consejos para aliviar la congestión nasal

  • Uso de lavados nasales: Con las gotas nasales de solución salina y duchas nasales con suero fisiológico, utilizando un aparato de succión nasal podemos arrastrar los mocos de la nariz y despejar la nariz de los bebés. Si no sabes cómo hacer bien los lavados un fisioterapeuta respiratorio puede ayudarte.
  • Mantén un ambiente húmedo: Si la humedad es inferior al 40% por un humidificador que genere aire húmedo 2 horas antes de que se acueste el bebé, y quítalo cuando se acueste. Humidificarás el ambiente y le ayudará a tener el moco hidratado.
  • Posición elevada: Mantener al bebé en una posición ligeramente elevada puede facilitar la respiración.
  • Haz que tu hijo beba mucho líquido.

 

como saber si un bebe tiene bronquiolitis

Consejos para reducir la fiebre

  • Vigilancia y control: Controla regularmente la temperatura del bebé. Una fiebre leve puede ser parte del proceso de lucha contra la infección viral.
  • Medicación adecuada: Si la fiebre es alta o el bebé parece incómodo, consulta con el pediatra sobre el uso de antipiréticos como el paracetamol infantil. Recuerda siempre seguir las indicaciones del médico y las dosis recomendadas.
  • Ropa ligera: Viste al bebé con ropa ligera y cómoda. Evita abrigarlo demasiado, ya que esto puede aumentar la fiebre.

Consejos para evitar la deshidratación

  • Hidratación constante: Ofrece líquidos regularmente, ya sean leche materna, fórmula o agua (según la edad y las indicaciones del pediatra). La hidratación es crucial para mantener las secreciones más fluidas y facilitar su expulsión.
  • Observa los signos de deshidratación: Estate atenta/o a signos como sequedad en la boca, llanto sin lágrimas, o menos pañales mojados de lo normal.
  • Alimentación fraccionada: Si el bebé tiene dificultades para alimentarse debido a la congestión, intenta ofrecerle cantidades más pequeñas de alimento, pero con mayor frecuencia.

Recomendaciones Generales

  • Descanso adecuado: Asegúrate de que tu bebé tenga un entorno tranquilo y cómodo para descansar. El sueño es crucial para la recuperación.
  • Vigilancia de los síntomas: Aunque muchos casos de bronquiolitis pueden manejarse en casa, es importante estar alerta a signos de empeoramiento, como dificultades respiratorias severas, somnolencia extrema o rechazo total de líquidos.
  • Consulta médica: Siempre consulta con el pediatra ante cualquier duda o preocupación, y especialmente si los síntomas parecen empeorar.

Recuerda, cada bebé es único y lo que funciona para uno puede no ser adecuado para otro. La guía de un profesional de la salud es siempre la mejor opción para el cuidado de tu bebé.

Prevención de la bronquiolitis en tu hijo

Lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas enfermas pueden ayudar a prevenir la bronquiolitis.

La vacunación contra el virus sincicial respiratorio (VSR) está disponible para algunos bebés de alto riesgo.

La bronquiolitis puede ser una experiencia estresante tanto para el bebé como para los padres. Sin embargo, con el conocimiento adecuado y la atención oportuna, la mayoría de los bebés se recuperan completamente.

Siempre es importante seguir las recomendaciones de tu pediatra y buscar asistencia médica si tienes preocupaciones sobre la salud de tu bebé.

Deja una respuesta