En este momento estás viendo Rehabilitación pulmonar en EPOC

Rehabilitación pulmonar en EPOC

Los programas de rehabilitación respiratoria en EPOC o rehabilitación pulmonar en EPOC son particularmente beneficiosos para los pacientes que la sufren, mostrando mejoras importantes en la disnea, capacidad de ejercicio y calidad de vida.

Aunque los programas integrales de rehabilitación, que abarcan desde dejar de fumar hasta terapia ocupacional, requieren recursos hospitalarios y son costosos, ciertos componentes esenciales, como el entrenamiento muscular de extremidades y respiración, pueden llevarse a cabo de forma ambulatoria, demostrando ser efectivos en pacientes con EPOC.

Aunque la rehabilitación es reconocida en el tratamiento de afecciones neuromusculares y esqueléticas, la rehabilitación respiratoria ha generado más discusión.

Sin embargo, hoy en día no hay dudas sobre su eficacia en el manejo de pacientes con problemas respiratorios, en particular en aquellos con EPOC.

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología que provoca una inflamación crónica en los pulmones que obstruye el movimiento del aire dentro de los pulmones.

Los principales síntomas son la sensación de falta de aire o disnea, un exceso de mucosidad, tos y la aparición de sibilancias en la respiración.

La causa principal de esta patología es la exposición a sustancias que dañan los pulmones, siendo la primera causa el uso del tabaco, aunque otras enfermedades respiratorias y la genética también influyen.

Por desgracia, la EPOC puede venir acompañada de enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis, que hacen empeorar el estado de la persona y reducen calidad de la vida diaria.

La rehabilitación respiratoria es un arma eficaz para mejorar la calidad de vida.

Disnea y EPOC

¿Qué es la disnea?

La disnea es la sensación subjetiva de dificultad para respirar o falta de aire. Las personas que experimentan disnea a menudo describen la sensación como un «ahogo» o «opresión en el pecho».

Puede presentarse durante el esfuerzo físico o en reposo, y su gravedad puede variar desde leve hasta muy intensa, dependiendo de la causa subyacente y de la persona afectada.

Disnea en pacientes con EPOC

Para quienes padecen EPOC, la disnea es el síntoma que más compromete su calidad de vida, debido al aumento de la resistencia en las vías respiratorias que reduce el flujo de aire durante la exhalación (hiperinflación pulmonar).

Esta situación del sistema respiratorio se agrava con el ejercicio y para compensar, los pacientes intensifican su flujo inspiratorio.

A pesar de que la limitación principal en el EPOC es durante la exhalación, la compensación ocurre durante la inhalación. Esta dinámica resulta en un esfuerzo respiratorio elevado y, consecuentemente, en un incremento en la carga muscular al inhalar.

Además, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica conlleva alteraciones en los músculos periféricos que intensifican la fatiga y disnea, limitando la posibilidad de realizar algunas tareas diarias y la actividad del paciente.

Como tratamiento se prescriben broncodilatadores para reducir la resistencia y la hiperinflación, optimizando así la función muscular respiratoria. Se ha comprobado que la rehabilitación respiratoria en EPOC disminuye la disnea en los pacientes, realzando su capacidad física y vida diaria, gracias a la mejora en la función muscular.

Pruebas de limitación de la calidad de vida

La evaluación de limitaciones en la rutina diaria se realiza mediante pruebas de esfuerzo submáximo, como el test de los 6 minutos. En este test, el paciente camina durante 6 minutos en un espacio delimitado, como un pasillo, cuya longitud es conocida.

Debido a que puede haber un «efecto de aprendizaje», es ideal realizar la prueba tres veces para descartar este factor. La distancia cubierta indica el grado de afectación funcional y ayuda a medir la efectividad del entrenamiento físico.

Aunque no es esencial, si es recomendable realizar un test de esfuerzo máximo antes de indicar un programa de entrenamiento específico. Este proporciona datos valiosos como el consumo máximo de oxígeno, la frecuencia cardíaca máxima y posibles cambios en el intercambio de gases producido por la función pulmonar, orientando así el nivel de ejercicio recomendado para el entrenamiento.

¿En qué consiste la rehabilitación pulmonar en el paciente con EPOC?

Un programa de rehabilitación pulmonar o respiratoria consta de una serie de intervenciones, ajustadas a la persona con una enfermedad respiratoria crónica para mejorar su estado.

En el caso de la EPOC estas intervenciones estarán centradas en la mejora de calidad de vida de la persona reduciendo sus síntomas y aumentando su tolerancia al esfuerzo.

El trabajo de los fisioterapeutas respiratorios en la rehabilitación pulmonar es la de desarrollar un plan de ejercicios personalizado a la persona que le ayude a ir mejorando en su estado.

Puede ser conveniente realizar alguna espirometría periódicamente para controlar mejor la progresión de la enfermedad y la respuesta a tratamiento.

Más información sobre la rehabilitación pulmonar.

Beneficios de la rehabilitación respiratoria en EPOC

  • Reducción de los síntomas respiratorios
  • Aumento de la autonomía
  • Aumento de la fuerza muscular
  • Mejora de la composición corporal
  • Aumento de la calidad de vida

Tipos de ejercicios de rehabilitación pulmonar en EPOC

Los ejercicios de rehabilitación pulmonar buscan aliviar la sensación de falta de aire, facilitar las actividades cotidianas y mejorar el estado anímico de pacientes que sufren afecciones pulmonares.

Incluso en fases avanzadas, los pacientes pueden realizar ciertos ejercicios, siempre bajo supervisión médica. Además, es fundamental realizar ejercicios de brazos y respiratorios.

Es imprescindible informar a los pacientes sobre los diferentes ejercicios que pueden realizar en casa, incluyendo aquellos de fuerza, equilibrio y resistencia.

Ejercicio Cardiovascular

Al existir una intolerancia al esfuerzo físico es necesario entrenar esta capacidad para ir recuperándose.

Este tipo de actividad física o ejercicio está pautado de forma individual, teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra la persona y si presenta otras afecciones que puedan interferir.

Para pautar este ejercicio anteriormente deben hacerse diferentes test o pruebas de esfuerzo para saber con seguridad cual va a ser la dosis de ejercicio correcta.

Se recomienda hacer cómo mínimo 3 sesiones semanales este tipo de entrenamiento, aunque lo ideal es que se realice al menos 5 días.

Son adecuados los siguientes tipos de ejercicios:

  • Caminar: Se aconseja caminar a un ritmo cómodo en terrenos planos con una duración de 30 minutos a 1 hora diariamente, de 3 a 7 días por semana. Iniciar con 5 minutos diarios e incrementar gradualmente.
  • Bicicleta: Empezar con sesiones de 5 minutos en la mañana y en la tarde cada día. Aumentar gradualmente 5 minutos por semana, sin avanzar a la siguiente etapa si no te sientes cómodo con la actual.
  • Ejercicios Respiratorios: Realizar ejercicios como la respiración con labios fruncidos y la expansión costal, sentado y con los hombros relajados. Generalmente, se hacen en 2 series de 5 repeticiones cada una, de manera suave y progresiva.

Consejos específicos para diferentes actividades, como caminar, andar en bicicleta y hacer ejercicios respiratorios y de brazos, deben ser personalizados, ajustados al nivel de capacidad y comodidad del paciente y deben de ser fáciles de realizar.

Cabe recordar al paciente no realizar los ejercicios bajo ciertas condiciones, como dificultad respiratoria severa, fiebre alta, dolor torácico o articular, mareos, náuseas, frío, sudor frío, debilidad muscular. En tales casos, se debe contactar con el equipo de atención médica o llamar a urgencias.

Ejercicio de fuerza

Aunque no sea una causa directa, las personas con EPOC tienen menos masa muscular que personas con la misma edad sin EPOC.

Además pueden presentar osteoporosis por lo cual los tipos de ejercicio de entrenamiento de fuerza son necesarios para revertir la situación.

Previamente deberán hacerse pruebas de ejercicio para saber cual es la fuerza de la que se parte, y crear un programa para que el esfuerzo sea el suficiente para crear cambios sin que sea peligroso.

Lo ideal es realizar estos ejercicios de rehabilitación respiratoria 3 veces a la semana ajustándolos cada cierto tiempo para aprovechar las ganancias que se vayan obteniendo.

  • Ejercicios de Brazos: Estos ejercicios buscan tonificar los brazos para facilitar actividades cotidianas. Incluir movimientos como abducciones, flexiones de brazos o flexo-extensiones de codo. Realizar sin equipamiento adicional o con pesas ligeras (1-2 kg), siempre que no causen dificultad respiratoria.

Entrenamiento de la musculatura inspiratoria

En algunas personas puede aparecer una debilidad del diafragma.

En personas sanas el realizar ejercicio físico de forma continuada mejora la fuerza y resistencia de los músculos inspiratorios

Pero en el caso de las personas con EPOC esto no ocurre debido a la posición del diafragma al estar en desventaja mecánica.

El programa de ejercicios resistidos respiratorios para mejorar la respiración diafragmática, hace mejorar la fuerza de este músculo a la vez que disminuye la sensación de ahogamiento.

Para realizar estos ejercicios nos ayudaremos del uso de dispositivos que nos ofrecen una resistencia al inspirar que debemos superar para que entre el aire.

ejercitador diafragma
Ejercitador del diafragma Powerbreath
Ejercitador diafragma
Ejercitador del diafragma IMT Threshold

Y así terminamos esta entrada sobre la rehabilitación pulmonar en la EPOC.

¿Te ha resultado útil? Comento en los comentarios que te ha parecido.

Y si crees que puedo ayudarte con sesiones de fisioterapia respiratoria o rehabilitación pulmonar, puedes ponerte en contacto conmigo aquí.

Referencias

  • Imagen de portada: Foto de Personas creado por freepik – www.freepik.es
  • A. (2019). Guidelines for Pulmonary Rehabilitation Programs (5th ed.). Human Kinetics Publishers.
  • Cosío, B. G., Hernández, C., Chiner, E., Gimeno-Santos, E., Pleguezuelos, E., Seijas, N., Rigau, D., López-Campos, J. L., Soler-Cataluña, J. J., Calle, M., Miravitlles, M., & Casanova, C. (2022). [Translated article] Spanish COPD Guidelines (GesEPOC 2021): Non-pharmacological Treatment Update. Archivos de Bronconeumología. https://doi.org/10.1016/j.arbres.2021.08.024
Fisio respiratorio

Vicent Carrascosa: especialista en Fisioterapia respiratoria para bebés

Deja una respuesta